Las claves del éxito de un catálogo digital de productos

Un catálogo virtual de productos se distingue bastante de una tienda online al uso. ¿Por qué? porque el catálogo va más al grano, directamente a cada uno de los productos sin meter información de otro tipo. Cómo el elemento central son las existencias, se debe prestar especial atención a las descripciones, características de cada producto y las imágenes, desde distintos perfiles, ópticas, etc. Te detallo los aspectos más relevantes:

1. Descripciones al máximo detalle

Si en cualquier tienda online hay que ser detallista, imagínate en un catálogo virtual de productos, donde como su propio nombre indica son los productos el meollo de la web. Lo que nunca puede faltar, ni que decir tiene, son los materiales que componen cada producto, las dimensiones del mismo, el modo de uso, los riesgos que puede conllevar, etc. Al final para acertar lo mejor es que te pongas en la piel del cliente. Si yo fuera el comprador, ¿qué datos me parecerían relevantes sobre el producto? ¿qué les suele interesar saber a la gente que compra este tipo de productos?

2. Llamadas a la acción claras

Si en cualquier comercio electrónico es importante que haya llamadas a la acción, aún cobra más importancia en aquellos de venta más directa como son los catálogos. No te cortes en poner “compra ya”, “obtén tu cupón de descuento”, “llámanos ahora”, etc. Por supuesto, el precio tiene que estar claramente visible, ya que va a ser el elemento protagonista y el más decisivo a la hora de comprar. Luego hablaré sobre esto en otro punto.

3. Información exacta sobre pedidos y disponibilidad

Una de las cosas que más puede cabrear a cualquier cliente es seleccionar un producto y que finalmente no pueda comprarlo por estar agotado. Y aún peor, que después de pulsar en “finalizar compra” aparezca como producto fuera de existencias. Para evitar eso es fundamental que esté muy bien configurada y sincronizada cada compra con las existencias del almacén. Un error en es sistema puede ocasionar la pérdida de compradores que nunca recuperarás.

4. Imágenes apetecibles y atractivas

Te puede compensar mucho contratar a un diseñador gráfico profesional para que cree efectos chulos en las imágenes que cuelgas. Puede ser desde que aparezcan productos rotando hasta que con el cursor puedas acercarte y ver en 3D distintas zonas del producto, etc. Todo lo que hagas por impresionar la vista de tus clientes jugará a tu favor. No escatimes en el número de fotos que cuelgas, cuantas más mejor, nunca se te penaliza por exceso pero sí por defecto. A la vez ten cuidado de que no sean muy pesadas, ya que generarán problemas de lentitud a la hora de cargar las páginas.

5. El precio

¿Verdad que cuando tú vas a comprar al final es en lo que más te fijas? De hecho, por eso han proliferado tanto los compradores de precios. Es una pésima estrategia intentar evitar que la gente sepa el precio de entrada o mostrarlo en lugares un poco apartados de la primera vista. La gente no quiere perder tiempo buscando precios en tu catálogo virtual de productos y si no los ve pronto se irán a otra página. Todas las personas hacemos continuamente cálculos del coste de oportunidad de cada compra. Si vemos que por una compra no compensa pagar dicha cantidad no la realizaremos. Es muy importante que con frecuencia hagas descuentos, ofrezcas puntos para canjear a partir de cierta cantidad comprada, etc.
¿Qué te ha parecido? ¿Te ha gustado? Si es así, compártelo.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *